viernes, 16 de septiembre de 2011

Capitulo 61- 63

Capitulo: 61
Varios días y noches pasaron con mucho temor don Quijote y Roque camino a Barcelona. Tambien iba con ellos Sancho y 6 escuderos. Llegaron a una playa y Roque les dio los escudos que les prometió. Vieron el mar que no conocían don Quijote ni Sancho, las galeras que se movían en el mar-
Apareció un hombre que le dio la bienvenida a don Quijote, dándole muchas alabanzas. Estaban sorprendidos pues la gente parecía saber de su fama. Los llevaron por la ciudad; pero en eso dos malos y atrevidos alzaron la cola de Rucio y Rocinante, los animales sintieron las espuelas y dieron tantos saltos que tumbaron al suelo a don Quijote y a Sancho. Estaban maltratados, pero subieron de nuevo a sus caballos y llegaron a una casa grande de un señor muy importante.

Capitulo 62
Un señor con dinero llamado Antonio Moreno tenia de huésped a don Quijote. Lo trataba muy bien con buenas comidas y atenciones lo mismo que a Sancho. Este señor habló de algunas historias de Sancho con la comida. Don Antonio, que quería hacerle una broma a don quijote, lo llevó a un lugar de la casa y le dijo que debía decirle un secreto. Le mostró una cabeza de bronce y le dijo que había sido hecha por unos encantadores. La cabeza podía responder a todo lo que le preguntaran, excepto el viernes. Don Quijote estaba sorprendido de la historia pero la creyó. Más tarde salió a pasear pero le habían puesto un rótulo que decía: Este es don Quijote d ela Mancha. Estaba muy sorprendido don quijote que tanta gente lo conociera, pero apareció un hombre que lo llamó loco y se reia de él. En la noche, la mujer de don Antonio hizo una cena para recibirlos y una dama se puso a bailar con don Quijote hasta dejarlo casi muerto. Al día siguiente, fueron a hacerle la broma a don Quijote de la cabeza encantada. Solo dos amigos de don Antonio sabían el truco, los demás invitados ni don Quijote tenían sospechas. La cabeza contestaba todo lo que le preguntaban, la gente estaba sorprendida. Lo que sucedia es que estaba hecha en tal forma y puesta en un lugar que permitía que por un hueco desde otro aposento se pudiera responder sin ser visto. Despúes de esta broma, don Quijote fue a una imprenta, habló de libros y traducciones con el librero. Salió de ahí, se fue a casa de don Antonio quién les dijo a él y a Sancho que los llevaría a vr las galeras.

Capitulo 63
Don Quijote seguía maravillado con las respuestas de la cabeza encantada y además con el posible desencantamiento de doña Dulcinea. Fueron a ver las galeras y a don Quijote se le permitió disparar el cañón de la Capitana y toda la gente lo saludó y el general le dio un abrazo. A Sancho unos marinos le dieron vueltas que lo dejaron mareado, esto estaban en cueros y Sancho no lo podía creer, pensaba que era el infierno. Se le avisó al capitán que hab{ía corsarios en el mar, los turcos dispararon y se hizo una revuelta pero los de la Capitana cogieron a todos vivos…Apareció luego el Virrey y vió cuantos corsarios habían tomado presos. Murieron dos soldados delas galeras. El capitán prometió que ahorcaría a quienes habían matado a los soldados, pensaron que era un mozo que venía con los corsarios quien era bien hermoso. El mozo resultó ser una joven llamada Ana Felix, que andaba en busca de su padre Ricote. Ella narró muchas historias y aventuras, de los tesores que tenía. También narr{ó la de un mozo llamado Gaspar Gregorio y todos los males que les hab{ían pasado. Dijo la joven cómo habían llegado a la playa, que el mozo tuvo que vestirse de mujer y ella de hombre, que ahora dependían de la buena voluntad de los capitanes. Apareció Ricote y Sancho lo reconoció. El general perdonó a Ana Felix, mandó ga ahorcar a los turcos que habían matado a sus soldados, Ricote ofreció una fortuna para liberar Gaspar Gregorio del peligro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada